Todo lo que necesitas saber sobre la Whey Protein y la pérdida de peso

Cuando se trata de perder peso, más importante que los números que vemos en la balanza es qué pasa con nuestra composición corporal. Lo que buscamos es reducir nuestra masa grasa, pero al hacer dietas extremas o mal asesoradas se suele perder más masa muscular.

 

Una forma de contrarrestar esto es aumentando la ingesta de proteínas, y la Whey Protein es una excelente opción para hacerlo.

 

Para bajar de peso no existen recetas mágicas. No hay atajos ni milagros. La cosa es simple: se debe consumir un menor número de calorías que las que se usan, y nada más. Esto lo podemos lograr de diferentes maneras, puede ser disminuyendo lo que comemos o aumentando nuestra actividad diaria.

 

Podemos entrenar, aumentar las horas de deporte o incrementar el NEAT, que es el gasto calórico de nuestro cuerpo que no es ejercicio, por ejemplo: caminar al auto, hacer aseo, subir la escalera, etc. Idealmente, si queremos tener resultados más rápidos podemos mezclar las 3 cosas: comer menos y mejor, aumentar o incorporar ejercicios y elevar nuestro NEAT.

 

 El NEAT es el acrónimo de “Non-Excercise Activity Thermogenesis” y se refiere al gasto energético que se produce en nuestro cuerpo al hacer actividades físicas no relacionadas con el deporte.

 

Pero que no haya secretos ni magias, no quiere decir que no existan ayudas que podemos usar para lograr el peso que queramos. Siempre es importante tener claro que no da lo mismo cómo bajemos de peso. En general, las dietas de impacto o muy hipocalóricas van a provocar una pérdida de masa muscular en nuestro cuerpo, y esto no es lo que queremos.

 

Nuestro objetivo para vernos y sentirnos mejor es mejorar la composición corporal, aumentando o manteniendo al menos la masa muscular y reduciendo la grasa o tejido adiposo.

 

Para bajar la grasa, la única forma que existe es a través del déficit calórico controlado, de ahí la importancia de buscar ayuda profesional de un nutricionista. Pero debemos cuidar nuestra masa muscular para no perderla en el proceso. ¿Cómo hacerlo? Con sesiones de entrenamiento específico de fuerza y cuidando nuestra ingesta proteica, no pueden faltarnos proteínas pues son la fuente de energía que construye nuestros músculos.

 

Y aquí es donde la Whey Protein aparece como gran protagonista.  Este suplemento viene del suero de la leche y son las proteínas que nuestro organismo puede asimilar de mejor forma porque es la misma que contiene la leche materna. O sea estamos programados para alimentarnos de proteína de suero.

 

Otro punto a favor de esta proteína es su alto nivel de concentración y elevada biodisponibilidad. Esto significa que por cada 100 gramos de polvo hay un alto nivel de proteínas y que además, nuestro cuerpo la puede absorber casi completa. Aquí es donde empiezan sus beneficios para la baja de peso.

 

Uno de los beneficios del consumo de proteínas es su alto nivel de saciedad, o sea, comer proteínas nos mantiene “llenos” por más rato. Pero hay proteínas que tienen demasiadas calorías o grasas, en cambio la Whey Protein gracias a su alta concentración tiene bajo aporte calórico.

 

Con una porción de un batido de proteínas consumimos los gramos necesarios para cubrir las necesidades proteicas de dos porciones de proteína, pero sólo con alrededor de 100 calorías totales, es decir, un alto aporte nutricional a muy bajo costo calórico.

 

Además, se asocia el consumo de Whey Protein con menor nivel de antojos y picoteo entre comidas. Gracias a su alto poder de saciedad, al utilizarla como snack entre comidas reduce el hambre y las ganas de comer entre medio.

 

Y como promueve desarrollo de la masa muscular será nuestro gran aliado a la hora de cuidar nuestros músculos mientras disminuimos el porcentaje de grasa.

 

¿Cómo y cuánto tomar Whey Protein?

Siempre lo mejor será recibir orientación profesional respecto a nuestras necesidades nutricionales, porque la necesidad de proteínas va a variar dependiendo de la edad, peso, género, nivel de actividad física, objetivos, etc.

Pero en términos generales las necesidades aproximadas por día son:

 

Adulto sedentario sano Adulto activo Para aumentar la musculatura Persona activa que quiere perder grasa Deportistas
cerca de 1,2 gramos de proteína por kilo de peso.   entre 1,4 y 1,6 gramos por kilo de peso.  entre 1,4 y 2,7 gramos por kilo diario entre 1,8 y 2,7 grs por kilo al día. depende de la cantidad y nivel de entrenamiento y de la disciplina, pero suele ser superior a 1,8 gramos de proteína por kilo de peso a diario. 

 

Respecto a cuándo tomarlas, lo mejor para fortalecer la masa muscular es post entrenamiento. Pero si lo que estamos buscando es bajar de peso una buena estrategia puede ser consumirla entre comidas para evitar el hambre y complementar la ingesta proteica, que será mayor a la normal.

 

Conclusión

Recuerda que si quieres adelgazar tu meta no debe centrarse en el peso si no en mejorar tu composición corporal disminuyendo la grasa y aumentando la musculatura. La mejor forma de lograr esto es a través de un déficit calórico (comiendo menos, moviéndonos más) que incluya una alta ingesta de proteínas para proteger nuestra musculatura.

 

La Whey Protein es una excelente alternativa de suplementación proteica por su bajo contenido de grasa y azúcar, bajo aporte calórico y alto nivel de saciedad.

 

Escrito por: Pepa Canales, trail runner y periodista 

DietaPerder pesoProteina wheyWheyWhey protein
Buscar
Artículos recientes
Etiquetas