+ Productos Gratis

%

Producto añadido al carrito

Autor: Eliscart Ramos

Publicado: 2023-06-17

La mejor herramienta para no enfermarnos es tener buena inmunidad. Un sistema inmune fuerte y resistente es básico para la buena salud. Hay muchos factores que influyen para que tengamos inmunidad, y uno de ellos es la actividad física. Hacer deporte nos ayuda a fortalecer nuestras defensas y nos prepara para enfrentar mejor las enfermedades ¿Sabías que el ejercicio puede ser tu gran aliado para mantener lejos las enfermedades?

Para nadie es secreto que la actividad física tiene numerosos beneficios para la salud. El deporte nos ayuda en una abanico que va desde mantener sano y mejorar nuestro sistema cardiovascular, hasta proteger la salud mental al ayudarnos a disminuir el stress. Sin dejar de contar que nos ayuda a controlar el peso, mejora nuestro sistema respiratorio, regula los índices en nuestra sangre, mejora la calidad de sueño y un largo etcétera.

Pero además, la práctica constante de ejercicio es un estímulo directo a nuestro sistema inmunológico. Y una inmunidad fuerte no sólo nos protege de contraer enfermedades, si no también genera una mejor respuesta y recuperación más rápida cuando nos enfermamos.

Cómo afecta el ejercicio al sistema inmune

Al realizar actividad física contribuimos directamente a beneficiar nuestras defensas. El ejercicio mejora la circulación sanguínea, haciendo que las células del sistema inmunológico viajen más rápido a todo nuestro cuerpo. De esta forma, nos prepara para enfrentar mejor y más rápido cualquier amenaza frente a agentes externos.

Además, el ejercicio eleva nuestra temperatura corporal y esto puede ayudar a frenar y disminuir el crecimiento de bacterias, al mismo tiempo que estimula la capacidad de nuestro organismo para enfrentarse a posibles infecciones.

La práctica constante de actividad física influye sobre nuestro sistema endocrino. Hacer ejercicio regula la secreción de hormonas como la adrenalina y el cortisol. Estas dos hormonas tienen un papel activo en la regulación de las respuestas inflamatorias de nuestro cuerpo y ayudan a mejorar la respuesta inmunológica.

Y por último, el deporte y el ejercicio reducen los niveles de stress y mejoran la calidad del sueño. De esta forma ayudan a proteger el sistema inmune que se ve afectado negativamente cuando nos estresamos y que necesita de un sueño reparador para poder realizar adecuadamente sus funciones.

Cómo podemos potenciar nuestro sistema inmune con el ejercicio

Ya sabemos que el deporte ayuda a tener una mejor inmunidad, pero ¿hay algo que podamos hacer para optimizar su efecto? La respuesta es ¡Si! Y aquí te damos algunas ideas para que obtengas los máximos beneficios para enfrentar enfermedades.

  1. Haz ejercicio regularmente. Incluye la práctica deportiva en tu rutina, y entrena al menos 3 veces por semana. Apunta a un mínimo de 150 minutos semanales de actividad aeróbica de intensidad moderada en conjunto con trabajo de fortalecimiento muscular. Busca orientación si es necesario para organizar una planificación de acuerdo a tu realidad, tus tiempos, tu estado físico y tus objetivos. P
  2. Varía los estímulos. Que tu rutina incluya diferentes actividades como caminar, correr, salir en bicicleta, hacer pesas, entrenamiento funcional, nadar, jugar fútbol, tenis, lo que sea que te motive y entretenga. Hacer diferentes tipos de deportes va a estimular de diferentes formas tu sistema inmunológico.
  3. Aliméntate bien. Lo que comes es clave para el funcionamiento de tu cuerpo. Necesitas una nutrición balanceada y variada para obtener todos los macro y micronutrientes que requieres. Come frutas y verduras de diferentes colores, consume la cantidad necesaria de carbohidratos para que tus músculos puedan recuperarse, come grasas saludables y proteínas magras. Recuerda que tu organismo necesita energía para funcionar, pero es importante además de dónde proviene esa energía.
  4. Escucha tu cuerpo. Tan importante como mantenernos activos es darnos el espacio para recuperarnos bien. Incorpora el descanso dentro de tu programación de entrenamiento, y siempre pon atención a las señales de fatiga o sobre exigencia.

La mejor manera de combatir las enfermedades es previniéndolas. Y para eso es clave que nuestro sistema inmune funcione adecuadamente. Aprovecha los beneficios del ejercicio para fortalecer tus defensas y úsalo como motivación para seguir entrenando a pesar del frío.

Escrito por: Pepa Canales,trail runner y periodista

 

Buscar

    Artículos destacados

  • sistema inmune
    Fortalece tu sistema inmunológico con estos 3 nutrientes este invierno

    Salud

  • Tips para elegir una buena proteína
    Tips para elegir una buena proteína

    Deporte

  • Potencia tu rendimiento deportivo con Omega 3
    Potencia tu rendimiento deportivo con Omega 3

    Omega 3

  • Mejora tu bienestar con vitamina D
    Mejora tu bienestar con vitamina D

    Bienestar

  • Mustela
    Mustela: Bienestar para tu bebé

    Bebe