+ Productos Gratis

%

Producto añadido al carrito

Autor: All Nutrition

Publicado: 2024-01-17

Después de las fiestas y las vacaciones puede haber kilos de más y los hábitos saludables quedan muchas veces en segundo plano. Ahora viene el momento de retomar la rutina. Y las dietas detox aparecen como una respuesta mágica para solucionarlo todo. Pero ¿Sirven de verdad?

Las dietas detox se presentan en muchos lugares como una opción rápida para eliminar del cuerpo las toxinas acumuladas por la mala alimentación, el consumo de alcohol y los desórdenes en nuestra rutina. Estas dietas son cambios puntuales, en general muy restrictivos, por un período determinado y la mayoría habla de alimentos especiales como jugos verdes, comida cruda e incluso suplementos especiales para limpiar nuestro organismo.

Te invito a que revisemos algunos conceptos y desmitifiquemos las dietas detox.

 

- Las dietas detox tienen respaldo clínico. MITO.

No hay estudios serios que demuestren su eficacia ni seguridad. Eliminar grupos completos de alimento puede traer consecuencias negativas para la salud más que beneficios.

 

- Los malos hábitos afectan negativamente la salud. VERDAD.

La mala alimentación, el consumo de alcohol, el cigarrillo, el sedentarismo y otros malos hábitos pueden generar sobrepeso, problemas cardiovasculares, resistencia a la insulina y muchas alteraciones negativas para nuestro organismo.

 

- Necesitamos ayudar al cuerpo a desintoxicarse. MITO.

El cuerpo humano tiene sistemas propios para eliminar las “toxinas” como el hígado, los riñones, el sistema linfático y el sistema digestivo.

 

- Nuestro cuerpo produce toxinas. POCO PRECISO.

Cada vez que comemos o tomamos algo se producen sustancias de desecho que debemos eliminar. Cuando las células trabajan se forman radicales libres que también deben ser eliminados, pero estos son procesos naturales y por lo mismo, tenemos sistemas naturales para “limpiarnos”.

 

- Las dietas detox mejoran la salud de la piel, el ánimo y nos dan más energía. MITO.

Ninguna de estas afirmaciones tiene estudios que las respalden.

 

- Las dietas detox ayudan a perder peso. VERDAD.

El problema es que la baja en el peso se produce porque estas dietas son muy restrictivas y generan déficits calóricos importantes. Pero no son esquemas de alimentación sostenibles en el tiempo (ni recomendables por su importante desbalance nutricional). Además, con regímenes muy estrictos se produce cortisol, la hormona del estrés, que fomenta la acumulación de grasa y aumenta el apetito.

 

Efectos negativos de las dietas detox

- Al restringir grupos de alimentos (incluso comida sólida) generan importantes desbalances nutricionales.

- Suelen ser muy bajas en proteínas y generan pérdida muscular.

- Efecto rebote. No son cambios a largo plazo, y al volver al consumo habitual de calorías se recupera el peso perdido.

- Generan ansiedad y pueden llevar a atracones.

- La baja ingesta calórica puede provocar cansancio físico, dolor de cabeza, mareos y fatiga mental.

 

¿Cómo compensar los excesos y desórdenes en la alimentación saludablemente?

Las dietas mágicas no existen, pero hay acciones que pueden ayudar a recuperarnos de los excesos:

- Volver a nuestros hábitos alimenticios saludables, o crearlos si no tenemos. Si es muy difícil o no sabes cómo hacerlo, busca ayuda de un nutricionista.

- Aumenta tu actividad física. Si tienes dudas también puedes recurrir a especialistas como entrenador o preparador físico.

- Hidrátate bien. Si tomas más agua ayudas al sistema excretor a trabajar mejor.

- Disminuye las comidas ultra procesadas.

- Elimina o baja el consumo de tabaco.

- Disminuye el alcohol. Una estrategia más fácil que eliminarlo por completo por un período acotado que dura una dieta, puede ser dejarlo para los fines de semana como hábito permanente.

- Come más frutas y verduras. Son ricas en fibras, vitaminas y antioxidantes.

- Duerme al menos 7 horas diarias. La falta de sueño desregula las hormonas y aumenta la acumulación de grasa y la sensación de hambre.

 

La mejor forma de mantener nuestro organismo sano es con una vida equilibrada. Y al estar sanos, se verán mejor nuestra piel y cabello, tendremos más energía y será más fácil mantener un peso saludable. Pero ni las dietas restrictivas ni los programas pagados que prometen milagros no son el mejor camino. Come sano la mayor parte del tiempo, hidrátate, descansa y lleva una vida activa y verás que tu cuerpo funciona mucho mejor y se recupera solo de los desórdenes.

 

Escrito por: Pepa Canales.

Buscar

    Artículos destacados

  • sistema inmune
    Fortalece tu sistema inmunológico con estos 3 nutrientes este invierno

    Salud

  • Tips para elegir una buena proteína
    Tips para elegir una buena proteína

    Deporte

  • Potencia tu rendimiento deportivo con Omega 3
    Potencia tu rendimiento deportivo con Omega 3

    Omega 3

  • Mejora tu bienestar con vitamina D
    Mejora tu bienestar con vitamina D

    Bienestar

  • Mustela
    Mustela: Bienestar para tu bebé

    Bebe