La importancia del Omega 3 para deportistas

Que el deporte tiene muchísimos beneficios para nuestra salud, no lo discute nadie, pero también al entrenar duro sometemos nuestro cuerpo a condiciones de estrés. Sin embargo, tomando Omega 3 puedes disminuir estos efectos no deseados. Sigue leyendo y descúbrelo. 

 

Una hora de pesas, media maratón, un mañana en el cerro, un partido de fútbol o de tenis, hacer natación. Cualquier deporte que realicemos con alta intensidad va a provocar procesos adaptativos en nuestro organismo, y como consecuencia de ellos, se produce inflamación aguda. Esto quiere decir que al entrenar, el estímulo genera micro rupturas en nuestros músculos que al repararse provocan la adaptación necesaria para que mejoremos fuerza, potencia, volumen, sea lo que sea nuestro objetivo o lo que estemos buscando.

 

Omega 3 y la relación con el Dolor Muscular de Aparición Tardía 

Pero este ciclo de estímulo va produciendo inflamación en nuestro cuerpo que al acumularse deja de cumplir el rol regenerativo y empieza a traer molestias. Una de las consecuencias de esta inflamación es el Dolor Muscular de Aparición Tardía (DOMS por sus siglas en inglés). Antes se pensaba que el DOMS era consecuencia de la elevación de ácido láctico al interior de los músculos, pero ahora se sabe que este dolor se relaciona con las pequeñas heridas que se producen en los músculos frente a ciertas exigencias.

 

Y aquí es donde el Omega 3 con sus propiedades antiinflamatorias entra en acción para los deportistas. El nivel de inflamación intramuscular se relaciona en parte con la dieta habitual que consume cada persona. Se ha demostrado que dietas ricas en alimentos con Omega 3 generan menor intensidad y menor duración del proceso de inflamación y disminuyen notoriamente la aparición de DOMS.

 

El consumo regular de Omega 3 eleva la concentración de grasa poliinsaturadas en las células musculares, y estas grasas le dan mayor flexibilidad  a la pared celular. Por lo tanto, al ser menos rígidas resisten más estímulos antes de romperse y se minimiza el riesgo de lesión, de DOMS y de inflamación excesiva.

 

El entrenamiento constante somete al cuerpo del deportista a un estrés fisiológico y oxidativo permanente. Y para enfrentar estos procesos necesitamos que reaccionen coordinados y en conjunto los sistemas cardiovascular, pulmonar y nervioso con el fin de aumentar el flujo sanguíneo y así entregar más oxígeno al tejido muscular.

 

Los ácidos Omega 3 nos ayudan en esto por su importante efecto en la salud cardiovascular. Su presencia en niveles óptimos ayuda a mejorar la circulación sanguínea y de esta manera, aumenta el transporte de oxígeno y nutrientes a las células musculares. Esto permite un mayor rendimiento y mejor tolerancia al volumen y carga de entrenamiento, y por lo tanto, un mayor estímulo y adaptación muscular.

 

Si para cualquier persona es importante una nutrición correcta y balanceada, en los deportistas es imprescindible. El entrenamiento constante tiene una gran exigencia para el cuerpo y un alto nivel de desgaste que hace necesario asegurarnos de estar obteniendo todos los micronutrientes que el organismo requiere. Y aquí los suplementos nutricionales aparecen como una excelente forma de cubrir las necesidades nutricionales.

 

El consumo de Omega 3 ayuda a preparar mejor el cuerpo para las cargas de entrenamiento, a aumentar la eficiencia y acortar los períodos de recuperación y además, mejora el sistema inmune.

 

Por otra parte, estos ácidos estimulan la producción de serotonina, un neurotransmisor que se asocia con un buen estado de ánimo y que en su ausencia o bajo nivel produce procesos depresivos. Es la hormona del pensamiento positivo, del buen humor, del bienestar emocional. Una buena salud mental, con bienestar psicológico tiene consecuencias positivas en el rendimiento deportivo. Sentirse bien ayuda a una mejor tolerancia al dolor, mayor disposición al esfuerzo y a aceptar más desafíos.

 

¿Cuál es la dosis recomendada de Omega 3?

Para sentir todos sus beneficios, se recomienda consumir un mínimo de1000 mg o 1 gramo de ácidos Omega 3.  Estos están presentes en pescados azules como el atún, las sardinas o el salmón, los frutos secos, la palta y en alimentos enriquecidos con Omega 3.

 

Pero si tu consumo de estos alimentos no es habitual o quieres asegurarte de estar cubriendo tus requerimientos diarios, puedes usar un suplemento de Omega 3  para complementar tu dieta.

 

Conclusión

Como deportista, junto con entregarle a tu cuerpo muchísimos beneficios, lo estás sometiendo constantemente a procesos de estrés y grandes exigencias. Y con esto vienen de la mano procesos de oxidación e inflamación que pueden provocarte mayor cansancio, dificultar tu recuperación o esos molestos dolores musculares. Para ayudarte a contrarrestar todo esto y además favorecer otras áreas de tu salud, puedes reforzar tu ingesta de ácidos grasos Omega 3, ya sea a través de la alimentación, o yéndote a la segura con un suplemento nutricional.

¡Cuida tu cuerpo para que puedas seguir entrenando más y mejor!

 

Escrito por: Pepa Canales, Trail runner y periodista.

Buscar
Artículos recientes
Etiquetas