¿Es bueno tomar un quemador de grasa? Recomendaciones

La mejor forma de adelgazar es cambiando la composición corporal. No se trata sólo de bajar de peso, si no de disminuir el porcentaje de grasa. Una tarea que a veces no es fácil y por eso intentamos recurrir a ayudas externas como los quemadores de grasa, pero ¿sabes si son realmente útiles? ¿Cómo se deben tomar? ¿Qué hacer para que funcionen mejor? Continúa leyendo para encontrar respuesta a estas y otras interrogantes.

Perder grasa no tiene ningún secreto. La única forma de lograrlo es a través del déficit calórico, o sea, gastar más calorías de las que se consumen. Para hacerlo existen diferentes estrategias, ya sea a través de dietas con restricción calórica o aumentando la actividad física para generar más gasto de energía. Pero ¿qué pasa con una persona activa que hace deporte y lleva una dieta balanceada, pero necesita bajar su porcentaje de grasa? 

A veces no es posible disminuir el aporte energético porque se puede ver perjudicado el rendimiento físico como en algunos deportistas por ejemplo. En este caso los quemadores de grasa son una excelente opción para ayudar a bajar de peso. Pero no son para todos.

De acuerdo a la nutricionista Pamela Silva, la idea es utilizarlos en pacientes que tienen buenos hábitos alimenticios y realizan actividad física periódicamente. En cambio en personas que quieren resultados rápidos sin hacer cambios en su dieta ni realizar ejercicios no son una buena opción.

Primero, porque para ser efectivos requieren imprescindiblemente que el paciente entrene, y segundo porque hay personas que se confían de la pastilla y esperan que ocurran milagros, cosa que no existe.

¿Cómo funcionan?

Los quemadores de grasa tienen un efecto termogénico, o sea, trabajan sobre la capacidad del cuerpo de producir calor, aumentando la temperatura corporal a través de diversas acciones sobre el metabolismo. Con esto se estimula el proceso de lipólisis, que es la transformación de grasas en energía, y así disminuye el tejido adiposo que tenemos.

Por eso su eficacia va de la mano con la práctica deportiva, porque no son diuréticos, supresores del apetito ni generadores de saciedad, si no que influyen directamente en el metabolismo. Y esto se ve potenciado por el movimiento.

Lo importante para que los quemadores puedan trabajar correctamente es mantener la constancia, tanto en el consumo de las pastillas como en el entrenamiento.

Además de la actividad física, se debe llevar una dieta balanceada con un leve déficit de calorías para que los quemadores puedan cumplir correctamente su función, que es potenciar la oxidación de las grasas a través de la estimulación de procesos metabólicos. 

Estos productos están compuestos por una mezcla de diferentes elementos termogénicos como cafeína, teína, taurina, l-carnitina, guaraná, picolinato de cromo, productos vegetales como el perejil o el rábano, y muchos más. Casi todos ellos además tienen un efecto estimulante, por eso se recomienda consumirlos en la mañana y antes de almuerzo.

Lo ideal es tomar una de las dosis recomendadas siempre antes de un entrenamiento, ya que entregan más energía y por eso ayudan a ganar fuerza y potencia al mismo tiempo que bajar de peso. Y siempre se deben respetar las indicaciones de dosis recomendadas en el envase o las entregadas por tu nutricionista.

Lo más saludable es elegir productos con compuestos naturales, no medicamentos, y que estén respaldados por una marca confiable con certificado de autenticidad.

¿Tienen alguna contraindicación?

Aunque son productos sin efectos secundarios negativos, sí producen un aumento en la frecuencia cardíaca y por lo tanto, no están recomendados para personas hipertensas o con antecedentes cardiovasculares.

Por su efecto estimulante tampoco son buenos para quienes sufren de ansiedad, nerviosismo o tienen problemas de sueño. Y por último, algunos de sus componentes como la cafeína, pueden provocar malestar gástrico y por eso no deben ser usados por personas con úlcera o gastritis.

En el mercado existe una amplia variedad de opciones, es importante revisar las diferencias entre cada uno y ver cuál es el que más se adapta a tus necesidades. Y si es necesario, conversar con un nutricionista respecto a posibles dudas y especificaciones individuales. 

Para Pamela estos productos son una alternativa real para “alguien que ha logrado hacer el cambio de hábitos de alimentación e incorporar la actividad física constante como algo sistemático, y que no tenga patologías asociadas”.

Dice que también son utilizados en el mundo del fitness y de deportes que requieren tener gran definición muscular. Para marcarse bien es necesario disminuir bastante el tejido graso, en estos deportistas los quemadores son utilizados por períodos y de acuerdo con un plan específico de entrenamiento.

Si eres una persona sana, activa y necesitas un empujoncito para bajar tu nivel de grasa corporal, puedes utilizar los quemadores como una ayuda a tu metabolismo y proceso de lipólisis. Siempre respetando las dosis indicadas de acuerdo a tu peso corporal y las instrucciones de uso del producto.

Y recuerda que si tienes dudas, puedes agendar una consulta en línea con nuestra nutricionista para que te oriente y te ayude a elegir la mejor opción para ti.

 

Escrito por: Pepa Canales, trail runner y periodista 

DietaQuemador de grasaQuemadores
Buscar
Artículos recientes
Etiquetas